IMAGEN de PORTADA

IMAGEN de PORTADA

sábado, 7 de septiembre de 2013

------ ¿Es “Lucifer” y satanás un mismo Ser?



¿Será cierto, que se trata del mismo ser?



Lectores, me atrevo a decir, que “el nombre, apodo o alias” Lucifer sea el término con menos respaldo bíblico que exista, como para defender la postura de que éste fue el nombre que tuvo “satanás” en el cielo antes de revelarse contra Dios Altísimo, como millones de personas lo creen y afirman que es su nombre que lo  identificó posteriormente al ángel caído.

No es sorpresa, que la Iglesia Católica la que adoptó muy temprano en su colección de torcidas doctrinas la idea de que “satanás o diablo” fue una vez un ángel perfecto, creado por Dios Altísimo, y acabado de hermosura; que posteriormente se volvió malo, colgándose del relato del profeta Isaías 14, en donde se narra una profecía muy clara y directa sobre la caída de uno de los reinos más poderosos e influyentes de la historia, el imperio babilónico, y su último rey Belsasar. Todos ustedes pueden observar todo el relato en el libro de Isaías 14:12-20

Es muy lamentable, aunque cierto, que muchas de las veces los estudiantes de la Biblia atribuyen a la Palabra del altísimo factores y conceptos que esta no enseña ni sostiene. Estas creencias mal proyectadas se presentan en una enorme variedad, desde interpretaciones erróneas inofensivas hasta falsas doctrinas que pueden condenar a quien lo crea.

Aunque existen numerosos ejemplos de ambas categorías que pudieran ser listados, tal vez uno de los conceptos erróneos más populares entre los que se declaran como creyentes de la Biblia es que Satanás también es designado como “Lucifer” en localizados relatos de la Biblia.

Observemos con calma y seriedad ======== >> ¿Cuál es el origen del nombre Lucifer?  ¿Cuál es su significado?. Y si de verdad es un sinónimo para “Satanás”. Aquí vamos con los hechos.

El nombre “Lucero” o [Lucifer] se usa en la Versión Reina Valera, en << ====== >>  Isaías 14:12: “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones”.

La palabra hebrea traducida “Lucero” es helel o [heylel], de la raíz, hâlâl, que significa “resplandecer” o “alumbrar”. Los  comentaristas y teólogos Keil y Delitzsch anotaron que “[el] nombre se deriva en otros lenguajes antiguos de su brillo llamativo, y aquí es llamado ben-shachar [hijo del amanecer]... [1982, 7:311].

Jerónimo, en su traducción de la Biblia (383-405 d.C.) conocida como la Vulgata Latina, creyendo que el término estaba describiendo al planeta Venus, empleó el término latino “Lucifer” [“portador de luz”] para designar al “hijo de la mañana” [Venus]. Posteriormente se originó la especulación que Isaías 14:12.  Estaba hablando del diablo. Finalmente, el nombre Lucifer llegó a ser sinónimo de Satanás. Pero….pero…

¿Pero en definitiva - es “Lucifer” el tal satanás?


Es muy importante "entender" que con la autoridad que señalan las Escrituras.  Simplemente, "No lo es".
El contexto en el cual el versículo 12 calza comienza en el versículo 4 donde el Altísimo Dios dice a Isaías: “Pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia, y dirás: ¡Cómo paró el opresor, cómo acabó la ciudad codiciosa de oro!”.



Definición de Lucifer en el diccionario: noun
[Lu·ci·fer || 'luːsɪfə]
Lucifer; lucero, estrella del alba.
En la mayoría de los diccionarios definen la palabra diablo, pero diablo, no tiene nada que ver con el significado de Lucifer, ya que el diablo representa todo lo que es tinieblas y oscuridad y seguirá.

¿Acaso no fue el mismo Maestro Yeshua, quién dijo que él, era ese Lucero de la mañana oh estrella resplandeciente de la mañana?

Vamos - observen ustedes mismos.
Apoc; 22:16 Yo Yeshua he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, y la estrella resplandeciente de la mañana.


En consecuencia el título o si prefieren el nombre Lucifer, le pertenece al Hijo del Poderoso, conforme a lo que nos relata en  Apoc. 22:16..


Es más si nos detenemos a revisar las traducciones en sus diversas versiones, encontramos que no hay nadie que se llame "Lucifer". El término "Lucifer" es ajeno a la Biblia Hebraica, sea Toráh  o sea Tanakh. Recién aparece por primera vez en la Vulgata [traducción al latín de San Jerónimo] y luego en la versión King James de 1611 pero el apelativo original es "helel ben shajar" [astro hijo del alba], es aludido claramente a Venus. El relato de Isaías 14:12-19, jamás nos habla de algún ángel sobrenatural, tampoco de la caída de un diablo o de algún demonio o ser espiritual invisible  [Lucifer] sino que si nos habla de un rey orgulloso, el rey de Babilonia que se cree lo máximo existente por haber conquistado mucho y se piensa a si mismo la encarnación de Venus, "helel ben shajar", que es el astro más brillante antes de la salida del sol.
Entonces que les quede claro a los lectores, que ahí no aparece ningún Satán o [diablo] u Lucifer, o que se le llame "Lucifer".  Todo no pasa más allá de ser una fantasiosa y mítica teoría de Dáimôn  [doctrinas de demonios] y por cierto a interpretaciones muy posteriores al profeta Isaías que le dieron otra falsa línea al verso pero repito que claramente el profeta sólo habla de la caída del rey de Babilonia, considerando que los reyes en aquellos tiempos se creían dioses.

Ahora lectores observemos algunas referencias al respecto

Isa 14:12  ¡Cómo has caído de los cielos, Lucero, hijo de la Aurora! ¡Has sido abatido a tierra, dominador de naciones! [C.J]

Podemos leer, que en Isaías 14:12 se menciona el nombre de “Lucero” [[“imputado con el aludido nombre de Lucifer”]]. También muchas veces he escuchado a muchos afirmar que el tal "Lucifer" se trata del mismísimo "Satanás".

En su comentario de Isaías <<========>> Albert Barnes explicó que la ira del Altísimo se encendió contra el rey porque el gobernador “no propuso reconocer a nadie superior en el cielo o en la tierra, sino que se designó a sí mismo y a sus leyes como supremos” (1950, 1:272). La jactancia del soberano insolente fue:
Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo (versos 14: 13,14 de Isaías).

Como resultado de esta auto-deificación egoísta, el monarca pagano experimentaría finalmente la ruina de su reino y la pérdida de su vida un final ignominioso que es descrito en términos vívidos e impactantes. El profeta proclamó al rey una vez considerado poderoso: “Mas tú derribado eres hasta el Seol”. Y cuando el gobernador finalmente descendiera a su morada eterna, los cautivos de ese reino escondido se burlarían de él diciendo, “¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos?” (Isaías 14: 16). Él es denominado como un “varón” (en verso. 16) que moriría en descrédito y cuyo cuerpo sería sepultado, no en sarcófagos reales, sino en hoyos reservados para las multitudes oprimidas [Isaías 14: 19 - 20]. Los gusanos comerían su cuerpo, y los erizos pisotearían su sepulcro [Isaías 14: 11 y 23].

Fue en este contexto que Isaías se refirió al rey de Babilonia como el “hijo de la mañana” [“hijo del amanecer”; “estrella de la mañana”] para representar el estado una-vez-resplandeciente-pero-ahora-oscurecido, una-vez-altivo-pero-ahora-humillado del gobernador [próximo a ser destronado].

En su Bible  Commentary  [Comentario Bíblico], E.M. Zerr observó que tales frases fueron “...usadas en paralelo y figurativa en este versículo para simbolizar la dignidad y esplendor del monarca babilónico. Su derrocamiento fue comparado a la caída de la estrella de la mañana” (1954, 3:265).

Esta clase de relato no debería ser sorprendente ya que “en el Tanakh [=A.T]”. La caída de los poderes nacionales corruptos son frecuentemente representados bajo las imágenes de luceros celestiales que caen [comparen. Isaías 13:10; Ezequiel 32:7], por ende, en este contexto el monarca babilónico es descrito muy adecuadamente como una estrella caída [cf. ASV]” [referente comentario de: Jackson, 1987, 23:15].

No obstante, jamás en el contexto de Isaías 14, Satanás es representado como Lucifer. De hecho, la verdad es muy diferente. En su comentario sobre Isaías, Burton Coffman escribió: “Nosotros estamos felices de que nuestra versión (Versión en Inglés American Standard) no utilice la palabra Lucifer en esta interpretación, ya que...Satanás no es el tema en absoluto de este pasaje” (1990, p. 141).

El gobernador babilónico debía morir y ser sepultado destinos que Satanás no debiera  enfrentar. El rey fue llamado un “varón” cuyo cuerpo debía ser comido por gusanos, pero Satanás, como muchos afirman creer en conformidad a la tradición mítica que se trata de un espíritu y en consecuencia no debiera contar con un cuerpo físico ni visible. El monarca vivía en una “ciudad codiciosa de oro” (vs. 4), pero Satanás = Opositor o resistidor..etc.., es el monarca de un reino de tinieblas = oscuridad. Y así sucesivamente.

El contexto presentado en Isaías 14:4-16 no solamente no describe a Satanás como Lucifer, sino va en contra de esta idea. Los comentarios de Keil y Delitzsch proclamaron firmemente que “Lucifer”, como sinónimo, “es uno perfectamente adecuado para el rey de Babel, a causa de la fecha antigua de la cultura babilónica, la cual databa tan temprano como el crepúsculo gris de tiempos antiguos, y también a causa de su reputación astrológica” (1982, p. 312).

Ellos entonces concluyeron correctamente que “Lucifer, como un nombre aplicado especulativa y erróneo al diablo, se derivó de este pasaje...sin ninguna justificación que lo amerite en lo absoluto, relacionándose a la apostasía (pp. 312-313).

--------


[[Lectores, quiero dejar muy en claro, que en lo personal no creo en la existencia de ningún ser sobrenatural e invisible, considerado como un ángel caído y aludido por millones de personas como satanás o Lucifer. Simplemente porque, no es lo que las "Escrituras", me señalan o enseñan]]

--------



Recomendación para ----- Lectores y estudiantes. ¿No les parece, que ustedes debieran investigar y reflexionar este asunto, con la responsabilidad y seriedad que se requiere?


---------


LAS POCAS REFERENCIAS TOMADAS  DE….

Barnes, Albert (edición 1950), Barnes’ Notes on the Old and New Testaments—Isaiah (Grand Rapids, MI: Baker).

Coffman, James Burton (1990), The Major Prophets—Isaiah (Abilene, TX: ACU Press).

Jackson, Wayne (1987), “Your Question & My Answer,” Christian Courier, 23:15, August.

Keil, C.F. y Franz Delitzsch, (edición 1982), Commentary on the Old Testament—Isaiah (Grand Rapids, MI: Eerdmans).

Zerr, E.M. (1954), Bible Commentary (Bowling Green, KY: Guardian of Truth Publications).

"Y también  con aportes importantes  investigados por el autor del sitio presente".


--------

"Ahora están invitados a continuar con"

¿EXISTE EL DIABLO?
"Abra página - con un "Clik" en el enlace. Puede resultarle muy interesante"
 
 

---- 0 ----







1 comentario:

Randy Arias dijo...

y Ezequiel 28 donde habla del Querubin grande?